10 consejos para elegir un sofá para casa si tienes niños

Elegir un sofá

El sofá suele ser el punto focal de cualquier salón y es el mueble donde suele reunirse toda la familia a compartir. Es aquí donde se sientan todos juntos a ver una película o participar en juegos colectivos.

Los niños son los que más suelen utilizar este mueble, no solo para sentarse, sino para hacer muchos de sus juegos. Por eso, cuando tienes pequeños en casa la selección del sofá se debe hacer con cuidado y pensando en sus intereses.

Lo primero es que sea capaz de soportar el uso intensivo que le darán los peques y que puedas mantenerlo para que se vea en buen estado. Además, debe brindarte funcionalidad y por esto te traigo algunos consejos que te ayudarán a elegir el que mejor se ajusta a las necesidades de tu familia.

1. Buen tamaño

Como ya hemos comentado, este suele ser un mueble familiar por lo que al elegirlo toma en cuenta las personas que viven en casa. Igualmente, el espacio disponible para colocarlo y en función, a ambos factores selecciona el más grande posible.

Para maximizar el número de plazas, puedes optar por un rinconero que aprovecha las esquinas del salón. Además, tiene la ventaja de que su forma será mucho más divertida para que los pequeños planifiquen juegos.

2. Con espacio de almacenamiento

En la mayoría de los hogares nunca hay espacio suficiente para almacenar diversos objetos y más cuando se tienen niños. Si vives en un lugar pequeño y el salón es el sitio de juego de los pequeños, hay sofás que vienen con cajones en la parte inferior que son ideales para sus juguetes.

También hay algunos esquineros y tipo Chaise Longe que tienen posibilidad de almacenaje debajo de la zona extendida. Otros tienen el almacenaje ubicado justo debajo de uno de los asientos y es muy sencillo acceder al mismo.

3. Tapicería resistente

Este es un factor clave si quieres que tu sofá se vea bien, ya que los niños suelen caminar sobre estos, colocar los dedos sucios o verter bebidas sobre estos. Hay algunas telas que son muy resistentes y fáciles de mantener como el cuero, la piel o la microfibra.

Otra opción son las llamadas telas de alto rendimiento, que se han diseñado para soportar un alto tráfico. Son las que generalmente se colocan en muebles de sitios públicos y vienen en diversidad de texturas y colores, como el lino o el terciopelo.

4. Fácil de limpiar

Otro imprescindible cuando se tienen niños y esto se combina con mascotas en casa, porque los accidentes estarán a la orden del día. Las telas de alto rendimiento se pueden limpiar fácilmente con agua y jabón para eliminar manchas.

En el cuero, los derrames se pueden eliminar solo con un paño o toalla absorbente, pero si los niños son amantes de pintar en cualquier superficie, lo pueden dañar. La lana y la microfibra también se limpian de forma sencilla y soportan un uso intensivo al igual que la tapicería diseñada para exteriores.

5. Multifuncional

Mientras más gente vive en casa, el espacio disponible para recibir visitas seguramente será menor. Por esto, lo más recomendable es elegir un sofá cama que será una excelente solución cuando tus hijos decidan hacer una pijamada.

Cuando selecciones el sofá, toma en cuenta que el sistema de apertura sea sencillo, el colchón de buen grosor y que no tenga salientes peligrosos para los pequeños. En estos casos, los mejores serán aquellos que tengan el colchón a ras del suelo, para evitar caídas accidentales. Uno de los mejores sitios para buscar tu sofá multifuncional es https://sofas.top/, expertos en muebles a medida que se ajustan al diseño que buscas.

6. Selecciona bien los colores

Los colores claros no son la mejor opción cuando tienes niños en caso, porque son más susceptibles a las manchas y tomarán mal aspecto. Puedes seleccionar una tapicería estampada de colores alegres que combinen con el diseño del salón.

Si optas por una tapicería de cuero, mejor serán los colore oscuros que suelen disimular mejor la suciedad. Para dar contraste en la habitación, puedes utilizar almohadones de distintos tamaños y estampados.

7. Buena estructura

Si algo va a soportar un sofá de una casa con niños, son saltos, carreras y mucha actividad física, por lo que su armazón debe ser muy resistente. Un sofá de buena calidad será más costoso, pero es una inversión que amortizarás en poco tiempo.

Lo más recomendable es que la estructura interior sea de madera maciza o de metal resistente y sólido. Si el modelo de sofá tiene patas, revisa que estas sean fuertes, de un buen material y que sean estables.

8. Relleno confortable

Al momento de amoblar tu casa, debes tomar en cuenta el diseño, la durabilidad y el confort de tu familia. El sofá es el mueble que más frecuentemente van a utilizar en conjunto y debes brindarle comodidad, por lo que debes elegir un buen relleno.

La mejor opción cuando hay niños es la espuma viscoelástica de densidad media, con una firmeza agradable o la de memoria, que se adapta a la forma del cuerpo. Este material es fácil de mantener, aunque el relleno de fibra también es una buena opción.

9. Con suficientes cojines

Para los pequeños de la casa el sofá se puede convertir, un fuerte para defenderse o un barco pirata. Y para esto es imprescindible contar con una buena cantidad de cojines que les permita armar torres o puentes mientras desarrollan su creatividad.

Lo ideal es tener cojines de diferentes tamaños y tapizados con estampados que se combinen con la decoración del salón. En este caso, también debes seleccionar una tapicería que sea resistente y las fundas extraíbles y lavables a fin de facilitar el mantenimiento.

10. Utiliza fundas

Aun cuando selecciones una tapicería resistente y sencilla para mantener, puede que el sofá sufra daños por el alto tráfico al que lo someten los niños. Una buena opción es colocar fundas protectoras sobre la tapicería.

Algunas de estas fundas son antideslizantes y actualmente vienen en una gran diversidad de diseños que puedes acoplar fácilmente a tu estilo decorativo. Además, tienes la ventaja de que se quitan cuando lo desees y puedes lavarlas a máquina.

Compártelo en tu red social: